Convención de 1863

Por: Sandy González Toro Magister en Historia Universidad Nacional de Colombia

La Casa fue el lugar donde se adelantaron las sesiones de la Convención de Nacional, que expidió la Constitución de los Estados Unidos de Colombia en 1863. Esta fue firmada en Rionegro el 8 de mayo y también es conocida como Constitución de Rionegro. Ella estableció una confederación de nueve estados soberanos que disfrutaban de una amplia autonomía fiscal y sus propios sistemas legales, los cuales propiciaron el aumento en el recaudo de impuestos y el gasto público. La Constitución abolió la pena de muerte, estableció los jurados de conciencia y otorgó amplias garantías individuales a los ciudadanos. También secularizó profundamente el ejercicio político al decretar la separación de la Iglesia y Estado.

La Constitución de 1863 tuvo un carácter liberal, laico y federal, que permitió a cada Estado tener rentas, potestad legislativa y gobierno con carácter “popular, electivo, representativo, alternativo y responsable”. Los nombramientos de los secretarios de Estado (hoy ministros), los agentes diplomáticos y los jefes militares se sometían a la aprobación del Senado, que también elaboraba una lista de candidatos para que el presidente eligiera el general en jefe del Ejército nacional. Los Estados tenían a su cargo la conservación de la paz en sus territorios, y para ello podían tener fuerza pública, permitiéndose la existencia de políticas regionales de paz.

0
La Constitución de Rionegro firmada el 8 de mayo de 1863, dando origen a los Estados Unidos de Colombia
Dentro de los preparativos del centenario de la Constitución de 1863 se dictó la Ley 91 (21 de octubre) de 1961, por la cual se conmemoraba el primer centenario de la carta política. La Ley decretó unas obras de fomento y estímulo en beneficio de la ciudad (Congreso de Colombia Ley 91 de 1961, 1961), entre ellas la adquisición del inmueble que formó parte de la antigua casa de la Convención, con el propósito de establecer allí una biblioteca pública que llevara el nombre de Tomás Cipriano de Mosquera. Este propósito de la Ley no fue llevado a feliz término y más tarde, en marzo de 1978, el inmueble fue adquirido por el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) a los descendientes de la familia de Sebastián Ospina Garcés.
Para el centenario de la Convención de 1863 El archivo de patrimonio documental de Rionegro, fue declarado bien de interés cultural nacional BIC-N, por el decreto 264 de 1963, por el cual se reglamenta la Ley 163 de 1959 sobre defensa y conservación del patrimonio histórico, artístico y monumentos públicos de la Nación.

Museo Casa de la Convención

Después de la compra de la casa por parte de gobierno nacional y su entrega al Municipio de Rionegro en 1941, se buscó darle vida a un museo, como había quedado establecido en la Ley 108 de 1937, que había ordenado la adquisición del inmueble.
La Sociedad de Mejoras Públicas de Rionegro reorganizó el Museo Del Corral en octubre de 1953, y transformó su colección en el Museo Histórico Casa de la Convención. Además, se encargó de gestionar la adquisición, la compra y la recuperación de distintos objetos y obras para enriquecer la colección. El nuevo Museo se dividió en seis salas: la primera, de la Convención; la segunda, Colonia; la tercera, Independencia; la cuarta, República ––que después vino a ser Sala de la Imprenta––; la quinta, Personajes Ilustres; y la sexta, Archivo Histórico de Rionegro.
Lady Gómez Correa señala que existen en la Sala de la Convención del Museo una gran cantidad de pinturas y unas cuantas fotografías, en las que se pueden observar algunos de los convencionistas que participaron en representación de los nueve Estados soberanos de Colombia durante la elaboración de la carta constitucional: una de las piedras angulares del liberalismo colombiano (Gómez Correa, 2016, pág. 147).

En el Museo Histórico Casa de la Convención se encuentran dos imprentas, que entre los siglos XIX y XX contribuyeron con la creación de periódicos, revistas, folletos y todo tipo de publicaciones impresas. Estos objetos están asociados a la aparición del oficio de tipógrafo o impresor en Rionegro, que fue determinante en la cultura de la ciudad durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, esencialmente. Juan Cancio Tobón Villa, Juan José Botero Ruíz, Carlos Uribe Echeverri, Fidel Cano Gutiérrez y Ernesto Tobón Benjumea, entre muchos otros, participaron en la edición de publicaciones como La Idea, La Golondrina, El Éter, El Álbum, El Estudio y muchas más, que llenaron de contenidos noticiosos, políticos, literarios, históricos y culturales el ambiente de la ciudad.
"Samantha's work in design and artistic creations is reflected in clean lines, subtle accents, a respect for natural elements and practical considerations in making the most of everyday life"

Samantha Reyes

Senior Designer, International Vice President

Otro de los objetos representativo de la Casa de la Convención es un coche, el cual fue uno de los primeros vehículos que circuló por las calles de Rionegro al finalizar el siglo XIX y en las primeras décadas del siglo XX. Perteneció a Diego María Villegas y fue donado al Museo por uno de sus descendientes: Diego Villegas Villegas en 1982 (Vives, 1996, pág. 77).

SUBIR